Los Héroes sin nombre

José María Fernández Núñez no ha tenido fácil la pesquisa documental; pero ha sabido sortear ausencias documentales –otra de las graves consecuencias de la guerra– mediante insistentes estancia en otros archivos que custodian fuentes colaterales y ha dado vida, mediante identificación precisa, de un gran número de defensoras y defensores de Zaragoza durante Los Sitios, a los que ha rescatado del anonimato dándoles protagonismo preciso en los combates, en la vida y, en su caso, en la muerte, acompañando a otros acreditados y reconocidos defensores, a lo largo de los asedios padecidos entre el 15 de junio y el 14 de agosto de 1808 y entre el 21 de diciembre de tal año y el 20 de febrero de 1809 José María Fernández Núñez, dotado de la curiosidad y de la sensibilidad inherentes a las condiciones de buen historiador, ofrece en este libro que el lector tiene entre sus manos, un pedazo palpitante de la historia de Zaragoza. Brillante aportación a la conmemoración colectiva del Bicentenario de Los Sitios, ha sabido rescatar del olvido a un número verdaderamente notable de zaragozanos de nacimiento y adopción.

José A. Armillas Vicente

Catedrático de historia y Comisario

del Bicentenario de Los Sitios de Zaragoza.

Clear

Descripción

Si Zaragoza era un símbolo por su temprana resistencia frente a los imperiales, la Cofradía del Santo Sepulcro, vinculada al monasterio de Canonesas de tal advocación, fundado a principios del siglo XIV, era una representación exacta del palpitar urbano desde el prisma religioso de la devoción sepulcrista. La mayor presencia de labradores entre los miembros de la Cofradía, no excluía la presencia de otros gremiales, al menos, desde las primeras Ordinaciones que datan de 1693. En las reuniones de tales cofrades y cofradesas en el corazón de la ciudad se intuye la alborotada reacción contra la destrucción del viejo orden por las bayonetas de los Imperiales.