Leer es una conversación. Todos los libros hablan. Pero un buen libro también escucha.

MARK HADDON

Misticismo en el Maestrazgo

El Maestrazgo es una de la regiones de la Península Ibérica, que posee un marcado carácter esotérico-religioso a lo largo de la Prehistoria e Historia, como nos lo demuestran las diferentes pinturas de la Cueva Remigia, Los Civils, las de Tirig y Morella, que son básicamente lugares de culto En el Maestrazgo nos hallamos con la montaña sagrada de Peñagolosa por transmutación léxica se traduce por PEÑA-LLEU-OSA. Lleu, en la mitología céltica peninsular (y por extensión a los pueblos celtibéricos), se trata de un Dios inventor de las artes, de la paz y de la guerra, conocido como El De La Mano Larga o Larga Mano, poseía una lanza mágica que hería por sí sola a sus enemigos y un arco maravilloso, el Arco Iris. Existen varias Ermitas dedicadas a Santa Lucía, La Lusina Ligur o el Dios Lleu en su versión femenina. Ríos con denominación “Truchas”, donde nunca las hubo, pez sagrado del pueblo Lleutí, etc.

Ver libro

Los héroes sin nombre

Si Zaragoza era un símbolo por su temprana resistencia frente a los imperiales, la Cofradía del Santo Sepulcro, vinculada al monasterio de Canonesas de tal advocación, fundado a principios del siglo XIV, era una representación exacta del palpitar urbano desde el prisma religioso de la devoción sepulcrista. La mayor presencia de labradores entre los miembros de la Cofradía, no excluía la presencia de otros gremiales, al menos, desde las primeras Ordinaciones que datan de 1693. En las reuniones de tales cofrades y cofradesas en el corazón de la ciudad se intuye la alborotada reacción contra la destrucción del viejo orden por las bayonetas de los Imperiales.

Ver libro

Templarios, , mitos bulos e historias

El presente trabajo es obra de cinco años de investigación, basado en una planificación académica, donde se manejan las herramientas del oficio de historiador, una, quizás la más importante, es el método científico aplicado con el rigor necesario. Como cualquier proyecto, surge a partir de la necesidad de solventar, aclarar o documentar una falacia histórica, lo que ya se conoce comúnmente como “historia a la catalana”. Su finalidad es recuperar la crónica de ese momento, lejos de supercherías e invasiones magufas. Nunca se debe subestimar la importancia de esta primera fase del método científico, ya que en ella se asienta la acción que nos llevará al objetivo de la obra

Ver libro

Vistabella

La Vistabella de hoy que trato en este trabajo, es un lugar apacible, acogedor, hermoso y sobre todo único, como única es su flora. productos elaborados a la casi antigua usanza, conjugando perfectamente el ayer y hoy, sabiendo preservar el mañana, contribuyendo a la realidad de los dichos populares que en otros lugares han entrado en el mundo de la leyenda.

El delicioso y tranquilo paisaje que nos ofrece la atalaya vistabellana, que se yergue con orgullo sobre el resto de las tierras del Maestrazgo, como centinela incólume al paso de los siglos, regada por numerosas fuentes de aguas limpias y cristalinas, milenarios crisoles de salud, que corretean alegremente por sus meandros, practicados sobre la generosa tierra que los cobija.

Estas fuentes otrora más numerosas y caudalosas, también han encajado el duro golpe que la bestia humana ha inferido mortalmente a la natura, con sus incendios, talas incontroladas, pastoreos furtivos y abusivos, destrozos de cuencas acuíferas con las aperturas de nuevos caminos que no conducen a ninguna parte.

Situada en el único paraje natural, inalterable durante siglos, que queda en la Comunidad Valenciana, cuyos bosques poblados de diferentes especies arbóreas (pino, enebro, sabina y otros), nos invitan a la contemplación eterna del proceso natural del ciclo de la vida; la inmensa mole que preside el término y sus alrededores, confiere un microsistema propio del lugar, su riqueza floral y faunística, apoyada con los voluntarios de la localidad, que contribuyen a su mantenimiento y realce, hacen del entorno el último paraíso natural que podemos legar al futuro.

Ver libro

Vistabella Histórica

El origen de Vistabella es totalmente incierto. Se achaca a los árabes su fundación; pero su asentamiento es tan antiguo como el hombre. Claudio Ptolomeo (90-168 d.C.) célebre geógrafo griego, llegó a su máximo cenit entre los años 127 al 150 compuso varias obras entre las que se encuentran su famosa geografía, cuyos mapas proporcionan interesantes documentos para la historia de los descubrimientos. Ciñéndonos a los que nos interesan, Ptolomeo marcó en sus tablas las siete ciudades más importantes de la Ilercavonia que eran las siguientes: Cartaghus-Vetus, la actual Cantavieja, Bisgargis, situada en Morella o Forcall (esta última conocida también por Lessera, depende del autor que se estudie) Theana, la actual Jana, Dertosa, la Tortosa de hoy, Thiar-Julia, Traiguera, Sigarra, Pedro de la Marca la redujo a unas ruinas en Vila de Prats, pero es probable se halle en la desembocadura del río Segarra, en Cap y Corp y Adeba, que yo sitúo en las proximidades del monte de Peñagolosa y alrededores de Vistabella, como ya expondré a lo largo de este trabajo.

Ver libro