Ojo muere

el Catholico Rey

Phelipe V

El dia nueve del mes de Julio año de mil setezientos, y quarenta, y seis, a las dos y 22 minutos de la tarde de dicho dia en el Palazio del Buen Retiro, murió el Rey nuestro Señor D, Phelipe quinto alos sesenta y dos años, seis meses y veinte días de hedad, reyno quarenta y cinco años, siete meses, y veinte, y tres días: mando en su testamento enterrarse en la Yglesia Colegiata del Real Sitio de San Yldefonso. Sucediole en el Reyno Su Hijo el Señor D. Fernando el Sexto, Nuestro Señor que viva muchos años, y el difunto descanse en Paz en la Gloria: Amen:

         El accidente del que murio su Magestad duro solo siete minutos, y por esto no se embalsamo hasta pasadas 50 oras.[1]

 

 

COMENTARIO

   La sorpresa de este importantísimo dato la tuve al visitar este archivo en busca de los Céspedes de Figueroa mis antepasados, naturales y residentes de esa villa que albergó entre otros a los Alvarado, gentes de notable valía y de buena memoria para el reino, con importante presencia en Lobón, otra localidad pacense, Don Pedro de Alvarado, hijo de don Diego de Alvarado[2], comendador de Lobón, en la orden de Santiago y Don Diego de la Torre Moiachoque[3], fueron testigos de boda «En la villa de Lobón dos días del mes de maio de mil y seiscientos y nueve» de Pedro Barrena Rosas, mi treceavo abuelo por rama paterna, femenina, al cabo de un año se quedó viudo, hace testamento y ya nada se sabe de él, he hallado un registro de embarque hacia América en el que lo nombra probablemente murió allí al frente de sus soldados.

Esta villa del Almendral al ser frontera con la siempre incómoda Portugal, punta de lanza de los ingleses, enemigos tradicionales de España que, sin llegar al enfrentamiento militar en campo abierto, alentaban y sostenían a este reino por otra parte, también temeroso de ser invadido y perder su independencia, retornando a su origen de ahí la recreación de la piratería, corsarios y filibusteros, que tanto combatió entre otros Felipe V, generaba perjuicios e inseguridades en las posesiones españolas, ya en tiempos de Felipe II también en las portuguesas.

No trato, no deseo hacer de este artículo una recreación histórica del lugar, ni de la genealogía familiar: tan solo deseo exponer la curiosidad del registro muy pormenorizado en sus datos, perfectamente válido y útil para los estudiosos, investigadores y ¿por qué no?, curiosos sin desdeñar a los críticos. El objetivo de este escueto articulo no es otro que ofrecerlo, así como también dar la ruta de archivo donde se puede consultar.

Fuentes de Ebro a 3 de abril de 2018

 

[1] A.M. El Almendral (Badajoz). Caja nº 1458588. Parroquia de Ntra. Sra., de la Magdalena, defunciones de 1733 al 1758, libro I 224 folios, Ítem 2, pág. 133v, asiento nº 565

[2] Pedro de Alvarado, junto a sus hermanos, decidió, en 1510 viajar al Nuevo Mundo. Llegó a La Española, desde donde se trasladaría a Cuba, y en 1518 participó en la expedición que, enviada por Diego Velázquez, exploró la península de Yucatán y las costas del golfo de México.

[3] Fue un príncipe, cacique y político neogranadino de origen mestizo. Nacido en Turmequé en 1549 y fallecido en Madrid, España en 1590. Hijo de Doña Catalina de Moyachoque (Princesa Moyachoque) hermana del Zipa Tisquesusa; por ende, Don Diego era uno de los herederos al Imperio Muisca, (ya que la sucesión entre los Muiscas se hacía a través de los sobrinos del Zipa hijo de hermana), y del conquistador Juan de Torres