amanece1

                

         
         
       

Precio 15€

La portada tiene mucho que ver con el interior del libro.

En principio se nos ofrecen unas huellas sobre las arenas de un desierto, que conducen a un final insospechado, temido y deseado al mismo tiempo, agrio y amargo, con ese suave y dulce sabor, que en el guerrero produce, la constante incertidumbre.

Las huellas, simbolizan el periplo de ese padre que parte en busca de su hijo, al que considera en grave peligro. Se autoculpa de la desgracia que haya podido ocurrirle, al haber recriminado con demasiada dureza su curiosidad, peccatum mundi. Cree que éste en respuesta a su desconsideración, se ha reclutado en la leva habida en la población recientemente, con el solo propósito de demostrar a su padre, que ya es un hombre. El desierto encarna la soledad.

Esa soledad del alma peccatum spirituale, que le acompaña en su travesía y lo convierte en un ser cruel, que va perdiendo los valores humanos, en la media que pierde la esperanza. A cada paso, un fracaso, a cada paso, se le ennegrece el alma. En tanto divisa en el horizonte un extraño sol, metálico, negro, que lejos de cegarle, le lleva a su colofón, peccatum anima. No es otra cosa que el retorno forzado a ese pasado, que desea olvidar por encima de todo. Pasado, que le persigue sin piedad.

Es un hombre marcado por el destino, que juega con él a su antojo y cuyo zarpazo logró evadir…en tiempos pretéritos. Empero, todo ello, constituirá, la gloriae victoris. Esta es una historia que bien pudo darse en aquel medievo ya tardío que bebía de las nuevas fuentes del aperturismo renacentista, pero que arrastraba aún la pesada losa de la época para algunos oscura. Se trata pues, de una historia novelada en contraposición a las novelas historiadas.

De una historia cargada de humanismo, de aventuras, de búsquedas de lo etéreo, intrigas y todo tipo de ingredientes aderezados con citas históricas reales, se ubica en una época importante para el reino de Aragón; el periodo entre la reciente supresión de La Orden de los Templarios y las guerras de Córcega y Cerdeña, con incursiones en los conflictos contras piratas turcos que asolaban las costas del reino, además de las razzias fronterizas y reyertas señoriales Esta historia sucedió a los catorce años de la desaparición formal de La Orden del Temple, con la promulgación de la bula Vox in Excelso.

Uno de sus miembros se refugió entre los muros de una casa de pastores… habían pasado catorce años de la atroz persecución, de las terribles torturas y del pánico a los injustos castigos.foto3

José María Fernández Núñez, es Licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza. Colegiado nº 11.080 del Ilustrísimo Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Aragón entre otros títulos académicos. Delegado Regional de la Unión Nacional de Escritores Españoles (UNEE). Es premio de Investigación 2009 por la prestigiosa Asociación Cultural “Los Sitios de Zaragoza”. Es autor de varios libros científicos y alguna novela, así como de numerosos artículos relacionados con su especialidad. Asesor histórico del escultor Jesús Gazol, en sus obras, busto de Sangenis, busto de Sanclemente, asesor del friso de 1,80 por 3 metros en bronce sobre los caídos en Zaragoza en el periodo de la resistencia. Ha impartido varias comunicaciones, conferencias y charlas sobre temas históricos, Héroes Anónimos. Heroínas. Otros relacionados con la Orden del Temple. Varias sobre la Cofradía del Santo Sepulcro de Zaragoza, etc.

BookTrailer